Formación en educación popular, cursos para alfabetizadores en la casa de la cultura “Compadres del Horizonte”

Liliana Dulbecco

Introducción:

 

En la casa de la cultura Compadres del Horizonte, organización social y barrial, ubicada en Parque de los Patricios se dictan, desde el año 2016, cursos para alfabetizadores que cuentan con la entusiasta asistencia de estudiantes de profesorados, docentes, estudiantes universitarios y profesionales, integrantes de organizaciones sociales, organismos oficiales y movimientos políticos que desarrollan actividades educativas con jóvenes y adultos, o con intención de desarrollarlas. A la fecha se está dictando el quinto curso.

Según manifiestan los participantes, vienen en la búsqueda de herramientas para llevar a cabo la tarea de alfabetización.

El curso consta de cuatro clases teóricas y una clase práctica, en esta última se organizan los grupos para alfabetizar.

Con los compañeros que se formaron en el primer curso comenzó a funcionar nuevamente (en agosto del año 2017) la escuela primaria de educación popular “Fidela Pavón”, al igual que otros grupos para alfabetizar.

En el marco de las actividades educativas desarrolladas en Compadres se realizó una charla debate con la participación de Carlos Rodrigues Brandão y un encuentro de alfabetizadores junto con otras organizaciones sociales.

Este año se ha ampliado la formación para educadores populares con los siguientes cursos: Formación en educación popular, que abarca otros temas, más allá de la construcción de la lengua escrita, y se realizará otro en octubre: Aportes para un uso crítico de las tecnologías.

 

Se trabaja con una perspectiva de clase, de género y desde la educación popular. 

 

Se van entrelazando redes entre los participantes que buscan, además de adquirir herramientas para llevar a cabo sus tareas educativas, la posibilidad de compartir un espacio horizontal y democrático donde participar.

 

Los cursos para alfabetizadores se realizan con el modelo de la autogestión, la formación teórica se complementa con la formación en el aula, se parte del trabajo de campo y se delinea una línea pedagógica e ideológica basada en la transformación de la realidad.

 

Relato de experiencia:

 

Este es el relato de una experiencia de formación de educadores populares en el área de la construcción de la lengua escrita que se extendió, en este año, al área tecnológica y otras (introducción a la educación popular, elaboración de proyectos, teatro del oprimido, artes, educación sexual integral).

 

Dicha experiencia se desarrolla desde el año 2016 en la casa de la cultura Compadres del Horizonte, ubicada en el barrio porteño de Parque de los Patricios, enfrente del Hospital Garrahan. Compadres está cumpliendo quince años de trabajo comunitario y social en territorio.

 

A fines del año 2015 nos reunimos con Lucia y Mario para la prefiguración y planificación de las actividades educativas que en un punto retomaban la trayectoria recorrida por la escuela primaria popular Fidela Pavón que había funcionado en Compadres con anterioridad y había cesado con sus actividades en momentos en que algunos vecinos se quedaron sin vivienda y los compañeros se abocaron a apoyar sus reclamos, trasladando las clases a este ámbito de lucha.

 

Siendo profesora de la ENS N° 10 Juan Bautista Alberdi a cargo de los talleres de Psicología y Alfabetización de jóvenes y adultos, los estudiantes realizaban observaciones, entrevistas y prácticas en escuelas primaria de adultos de los ámbitos público, privado y de educación popular para tener una primera aproximación a la educación primaria de adultos. Así nos conocimos con los compañeros de Compadres.

 

Así dimos inicio al primer curso para alfabetizadores.

 

El curso consta de cuatro clases teóricas y una clase práctica, en esta última se organizan los grupos para alfabetizar.

 

La primera clase abarca los siguientes contenidos:

 

Psicología del joven y el adulto analfabeto y semianalfabeto en contextos educativos.

 

La segunda clase aborda la construcción del sistema de escritura en niños, jóvenes y adultos.

 

La tercera clase, el método Paulo Freire y sus actualizaciones.

 

La cuarta clase, los métodos de alfabetización y la propuesta de trabajo.

 

Entre los participantes contamos con estudiantes de distintas carreras: docentes, universitarios (psicólogos, trabajadores sociales), participantes con distintas profesiones u oficios, empleados, integrantes de partidos políticos, de movimientos sociales, de organismos oficiales. Su composición es heterogénea. En la ronda inicial de presentación destacan las variadas zonas de las que provienen los participantes - barrios de la CABA y del Gran Buenos Aires-, la tarea social que realizan en diferentes espacios educativos, algunos en forma individual otros como integrantes de movimientos políticos, organizaciones sociales u organismos oficiales, entre ellos el frente Darío Santillán, el Patronato de Liberados, organización de afro descendientes, etc.

 

Vienen en búsqueda de herramientas para trabajar con personas en estado de vulnerabilidad social y psicológica y para la construcción de la lengua escrita con la intención de fortalecer sus espacios educativos o crearlos.

 

Las presentaciones destacan por su riqueza y por las redes que se van entrelazando entre los participantes que buscan, además, la posibilidad de compartir un espacio horizontal y democrático donde participar.

 

Las clases constan de una parte teórica y otra práctica donde los participantes conforman subgrupos de trabajo para debatir los temas propuestos y luego hacer una puesta en común.

 

Concurrieron a estas experiencias compañeras del “Dorita”, el Profesorado Popular en Educación Primaria, llamado Dora Acosta en homenaje a una docente que trabajaba en una escuela de la villa 31, estudiante de filosofía, desaparecida en 1977 por la dictadura militar.

 

El ISFD Dora Acosta inició sus actividades a mediados de 2014 en el sector Cristo Obrero de la Villa 31 bis y un año más tarde fue reconocido por el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. Desde 2016 brinda títulos con validez nacional. Mientras que en la actualidad se gestionan los recursos para los salarios docentes.[i]

 

Las compañeras del Dorita nos muestran que ellas, mejor que nadie, pueden comprender el contexto y las particularidades de sus futuros alumnos dado que ellas viven y transitan sus mismas vicisitudes y dificultades.

 

Una estudiante del Dorita nos cuenta que las alumnas propusieron que no se estudiara tan solo historia argentina sino también la historia de sus países de origen: Bolivia, Paraguay. Fueron escuchadas y los profesores aceptaron la propuesta siendo ésta una manera de que alumnos y docentes consensuen contenidos.

 

Nos cuenta una asistente del Patronato de Liberados Bonaerense - un organismo que se ocupa del tratamiento, asistencia y control de personas en conflicto con la ley penal y que han recuperado su libertad recientemente- que muchas de las personas que allí concurren diariamente no han tenido la posibilidad de insertarse en un ámbito educativo durante el trascurso de su vida y son analfabetas o semi analfabetas. A estas personas actualmente les resulta muy difícil la idea de incluirse en un ámbito de educación formal ya que no se sienten preparados ni con la disposición suficiente.

 

La idea de alfabetizar en el Patronato de Liberados surge de la necesidad de generar un espacio más personalizado e íntimo con la población, donde poder acordar conjuntamente los encuentros y actividades aportando las herramientas iniciales para la lecto escritura, promoviendo y acompañando en una posible futura continuidad de sus estudios.

 

Otra asistente pertenece a una agrupación de afro descendientes y afro indígenas. Estas agrupaciones tuvieron su origen entre los años 2001 y 2005.

 

Comenta que hay analfabetos en las comunidades que viven en los barrios de la Boca y Villa Zavaleta. Se realiza un trabajo comunitario con las mujeres y con los jóvenes que tienen adicciones. En ciudad Evita habita la comunidad Misibamba que han sido los esclavizados del general Lamadrid alguno de los cuales hoy día aún llevan su apellido y que el noventa y cinco por ciento de la población tiene sangre afro indígena.

 

Una compañera, psicopedagoga, trabaja como orientadora en un centro de formación integral -equivalente a la secundaria de las escuelas especiales- de los cuales hay dos en Avellaneda. Realiza talleres de alfabetización dado que los alumnos llegan sin alfabetizarse; en sus experiencias ve que pueden lograrlo con veinte años o más. Hasta hace poco ingresaban con diez y ocho años, en la actualidad se adelantó la edad de ingreso. Nos cuenta que todavía se utiliza el CI (inferior a setenta) para determinar que los niños pasen a escuelas especiales y con proyectos de integración. 

 

Los mencionados son escasos ejemplos de la riqueza y heterogeneidad de los participantes que componen los grupos.

 

Entre los debates que se abrieron en los cursos surgen de la voz de tres compañeras, tres posiciones, en cuanto a la relación entre la educación popular y la educación pública: una que manifiesta la posibilidad de la articulación entre la educación pública y la popular. Otro planteo que dice que la educación pública está agotada, solo queda actuar por fuera de la misma, y la tercera posición que manifiesta que la transformación debiera darse dentro de la educación pública y por ende el Estado hacerse cargo.

 

Otro concepto interesante enunciado es que muchos niños, jóvenes y adultos están “secuestrados cognitivamente”, en alusión a la inhibición de las potencialidades producidas en el transitar por una educación tradicional.

 

En el quinto encuentro asisten solo los participantes que desean realizar una aproximación a la práctica con alfabetización y educación primaria de jóvenes y adultos.

 

Entre los lugares propuestos para conformar grupos de alfabetización se retomó la construcción del proyecto de la escuela primaria popular Fidela Pavón. Se conformó un equipo integrado por Luis, Dora y Mario, compañeros que serán encargados de la tarea docente y que asistieron al curso para alfabetizadores. Lucía y Liliana colaborarán con la experiencia en la organización del proyecto y la didáctica.

 

La decisión de iniciar el proyecto se toma en una asamblea donde asisten los compañeros interesados en el mismo. Uno de los temas a definir fue cuál sería el perfil de los estudiantes, si solo analfabetos o interesados en cursar los tres ciclos de la escuela primaria. Se eligió la segunda opción. Se establecieron dos días de clases semanales y los compañeros comenzaron a recorrer el barrio en busca del alumnado además de sumar los posibles alumnos que concurren a Compadres por otras actividades o que en otro momento circularon por la Fidela Pavón.

 

Las experiencias que se inician a partir del curso para alfabetizadores, se acompañan con la planificación de proyectos y actividades en forma colectiva y el seguimiento y discusión de las dificultades que van surgiendo.

 

También se retomó y delineó por escrito el proyecto de la escuela.

 

La compañera, Lucía, diagramó el trabajo de campo para la primaria popular y para otros centros:

 

Les mandamos un escueto resumen de los inicios de la primaria en Compadres, lo habíamos hablado en el último encuentro, pero viene bien recordar cómo organizamos el trabajo de campo para sumar una experiencia que puede ayudar a los espacios que se están abriendo, siempre teniendo en cuenta que en cada lugar hay una realidad única.

1- Plan de acción: en primer lugar pensamos juntos cómo llegar a las personas analfabetas o que necesitaban terminar su primaria. Acordamos momentos de difusión, momentos de reflexión sobre lo que hacemos y de planificación.

 

2- Difusión: Empezamos por indagar qué vecinos y compas que participan del espacio necesitaban de un espacio de primaria y alfabetización. Entonces armamos un volante y un afiche, una planilla de relevamiento y otra de inscripción.

 

A partir del mapa del barrio, salimos a recorrer manzana por manzana, comenzando por las más cercanas, tocando timbre y hablando con los vecinos; fuimos a los comercios donde explicamos la propuesta para que puedan ser re transmisores y pegamos carteles por las calles e instituciones. También hicimos un listado de organizaciones e instituciones (hospitales, salitas y escuelas cercanas), y tratamos de acercarnos a llevar la propuesta. No llegamos a cubrir todo lo propuesto antes de iniciar las clases, en cuanto a mantener la difusión y el diálogo con el barrio, pero fue planteado como una acción permanente.

 

Cuando empezamos con la difusión, pusimos una fecha de inicio de clases (un mes más o menos) para ponernos tiempos, pero además para que la gente que invitamos pueda tener un día concreto para empezar.

 

3- Partimos de las necesidades y particularidades del barrio: la planilla de relevamiento muestra cómo pensamos la organización de la información que necesitamos para trabajar desde las particularidades y necesidades del barrio, y los lugares donde fuimos a llevar la invitación. Los datos de inscripción no son administrativos, sino que nos sirven para hacernos una idea de las particularidades culturales y saberes previos de quienes se acercan, poder ubicarlos y poder ir anticipando la planificación de proyectos, clases y actividades. La inscripción es una excusa también para conocernos.

 

4- Difusión permanente: la primera semana de clases no se acercaron todos quienes se habían inscripto o manifestado interés, por eso volvimos a llamar y acercarnos a los lugares donde los habíamos contactado.

 

5- Lo que planteamos en general es que este primer mes hay que hacer un trabajo de conocimiento del territorio, de difusión y de pensar el proyecto de alfabetización que se llevará adelante, para lo cual comentamos que es importante que cada grupo pueda proponer dos días y horarios (como mínimo) uno para salir a caminar el barrio, y otro para inscribir, planificar, etc. (en el que se estaría en el centro de alfabetización). Estuvimos hablando de las posibilidades de que los espacios de alfabetización trabajen o no contenidos de primaria, concluimos en que eso dependerá de cada grupo.[ii]

 

Al finalizar el año una de las compañeras estudiantes nos deja este hermoso balance:

 

“Este año será inolvidable porque empecé a estudiar en Compadres. Aprendí lengua y matemática. Es una experiencia única, por primera vez en mi vida pensé en mí, quiero ser importante, aprender para tener conocimiento de mis derechos, para movilizarme en Capital.

 

Lo hermoso que es leer una obra o una noticia, se entienden muchas cosas más y falta mucho.

 

Pronto finaliza este año pero el próximo volveré a tomar las clases. Me falta mucho, espero seguir con el mismo entusiasmo. Los profesores tienen mucha paciencia porque es su vocación.

 

Yo quiero seguir todos los cursos posibles, me encanta la computación, matemática y lengua. Gracias, como educadores son únicos.”

 

B.

 

En la actualidad ya se han realizado cuatro cursos para alfabetizadores en Compadres y comenzaremos con el quinto, siguen inscribiéndose muchos interesados, de los cuales participan aproximadamente el cincuenta por ciento, los cuales conforman grupos cohesionados.

 

Algunos participantes de los cursos se han incorporado al trabajo en la escuela.

 

Algunos abandonan la tarea cuando se les superpone con el trabajo remunerado.

 

Este año también es difícil para los estudiantes sostener sus clases por la  situación económica en que han sumido al país, sus prioridades son tratar de garantizar la alimentación y la vivienda.

 

M. está transitando el camino para la obtención del certificado de egreso con el programa de terminalidad OPEL (Opción de examen libre), para cumplir este objetivo está siendo preparada en forma individual por dos docentes en las diferentes áreas.

 

La Fidela Pavón es una escuela primaria popular no graduada, conformada a la fecha, por un plurigrado, donde participan estudiantes que corresponderían a un primer, segundo y tercer ciclo de una escuela de adultos pública, donde el primer ciclo equivale a un primer, segundo y tercer grado de la escuela primaria común, el segundo ciclo equivale a un cuarto y quinto grado y el tercer ciclo equivale a un sexto y séptimo grado.

 

Los docentes del plurigrado trabajan con un tema motivador común y con actividades diferenciadas con distinto nivel de dificultad para cada ciclo.

 

Se contempla la posibilidad de acceder al título que certifique la escolaridad primaria a través de la instancia de examen libre OPEL para lo cual se ha establecido contacto con una escuela pública de adultos de la CABA, cuya Dra., nos ha entregado los contenidos para el examen y nos ha aclarado los criterios de evaluación.

 

La escuela Fidela Pavón se autogestiona, no recibe a la fecha, subsidios por parte del Estado. Las contribuciones voluntarias que se obtienen de los cursos para alfabetizadores se utilizan para sostener algunos gastos de la escuela.

 

Como parte de la formación de alfabetizadores y de las actividades educativas de Compadres se invitó y organizó un encuentro con Carlos Rodrigues Brandão.

 

En el mismo intervinieron dos movimientos sociales: Movimiento Popular La Dignidad y Movimiento Darío Santillán y un integrante del Hogar de niños: Pelota de Trapo.

 

Carlos comenta:

 

En América Latina la educación popular fue vivida entre sangre, exilio, tortura, la experiencia pedagógica se vivió entre exiliados, muertos y sacrificados.

 

En los años sesenta no se hablaba de educación popular sino de cultura popular. En el año 1962 se realiza el primer congreso brasileño de cultura popular, ésta abarcaba múltiples manifestaciones: el teatro del oprimido, la psicología de la liberación, la investigación acción participativa e integraba tanto a artistas como a educadores.

 

Incluía dos tareas, una consistía en crear una nueva cultura transformadora, una contracultura con un espíritu integrativo. En el movimiento de educación de base se alfabetizaba con poesías de los cantores populares.

 

La otra consistía en la labor política a realizarse a través de la cultura entendiendo que la educación es una dimensión de la cultura y la cultura tiene una dimensión política.

 

En los años sesenta y setenta en América Latina surgen movimientos contra hegemónicos que van desde la religión a la ciencia, ningún campo queda afuera. Por primera vez los latinoamericanos se leen a sí mismos, se crean teorías, ideas, propuestas concretas en educación y en todos los campos, los europeos vienen a aprender de Latinoamérica. Hay una producción contra hegemónica y dialógica que atraviesa incluso las dictaduras.

 

En los años sesenta se hablaba de la toma del poder del Estado, en la actualidad podría hablarse de movimientos plurivalentes con proyectos propios. Estas luchas tendrían que integrase en un universo polisémico: los movimientos de mujeres, de indígenas, de negros, las luchas ambientalistas.

 

“Eso que nos unió, se vuelve a dividir”, dice Brandão, por lo tanto es necesario que volvamos a reintegrarlo. Él toma el ejemplo de un molinete con distintas aspas, que gira y se torna uno solo, si cada uno habla desde cada aspa el movimiento se une y se fortalece.

 

Lo que caracteriza el momento actual es el gran sufrimiento que padecen amplios sectores de la población.

 

Se ha realizado en Mato Grosso un encuentro del MST (Movimiento Trabajadores Sin Tierra) sobre el agronegocio, se ha hecho un mapa donde figuran, de un lado, los conflictos sociales y en la contracara los grupos sociales que luchan: ciento noventa y cuatro conflictos territoriales, hay desapariciones causadas por la represión. En la contracara existen ochenta pueblos indígenas y sesenta y nueve pueblos quilombolas,[1] los emprendimientos agroecológicos, dos mil escuelas del MST que llevan adelante una educación del campo y una pedagogía de la tierra.

 

Es decir, de un lado los conflictos y del otro lado las conquistas y las luchas para encaminar esos conflictos.

 

Opina Brandão que oficializar la educación popular ha sido un fracaso, es decir intentar introducirla dentro de las políticas públicas; la educación popular es un movimiento al servicio de los movimientos sociales.

 

Otra de las actividades fue un Encuentro de Alfabetizadores y Educadores de las Organizaciones Populares, que se organizó alrededor de los siguientes planteos:

 

Partimos de la descripción de la situación en la actualidad, cuando las organizaciones populares y los movimientos sociales se están haciendo cargo de alfabetizar a importantes sectores de la población de jóvenes y adultos analfabetos y que no han completado su educación primaria.

 

Nos encontramos con que las políticas de Estado para estas poblaciones están fragmentadas, poseen escasos recursos o son invisibilizadas. La educación pública no está dando respuestas en sus particulares problemáticas.

 

Se ocultan las cifras reales sobre el analfabetismo y constituye un mito -desmentido por la realidad que se vive en los barrios de la CABA y el Gran Buenos Aires- proclamar que Argentina tiene uno de los índices más bajos de analfabetismo de América Latina.

 

Por los motivos anteriormente citados se propone:

 

  • Coordinar los sectores educativos de los movimientos y organizaciones desde sus bases para poder realizar acciones en conjunto.
     

  • Implementar un censo de analfabetismo y de educación primaria incompleta.
     

  • Debatir sobre la relación de las organizaciones y movimientos con el Estado.
     

  • Reflexionar acerca de las necesidades de formación de alfabetizadores de personas jóvenes y adultas.
     

  • Intercambiar experiencias formativas y pedagógicas.

 

Este encuentro se realizó en noviembre del año 2017, fue un primer paso que dejó sentadas las bases de la coordinación entre los sectores educativos de los movimientos y organizaciones participantes, la discusión de las relaciones con el Estado y el intercambio de experiencias e instancias de formación.

 

Quedó pendiente la implementación de un censo que, en la medida de las posibilidades de cada organización, nos aportaría datos más fehacientes sobre las actividades educativas que se están desarrollando en los distintos barrios y la cantidad de analfabetos y personas con primaria incompleta, al menos en los territorios en los cuales las organizaciones desarrollan su tarea.

 

Sistematización reflexiva de la experiencia, algunas reflexiones teóricas.

 

Experiencias autogestivas

 

-La experiencia relatada se inscribe en un contexto más amplio en el cual ante el abandono del Estado en materia educativa y ante el aspecto autogestionado que emergió a partir de la crisis del año 2001, múltiples tareas educativas han recaído en manos de la población, desde el paradigma de la educación popular o con la intención de ahondar en dicho modelo.

 

Cabe destacar la importancia de este movimiento, del cual la casa de la cultura Compadres del Horizonte forma parte, porque permite que las personas se empoderen, adquieran conciencia de clase y prefiguren un futuro, esperemos no tan lejano, donde la población pueda hacerse cargo de su destino en el campo de la educación.

 

Así como los participantes de experiencias de alfabetización asisten a los espacios educativos de los movimientos sociales porque tal vez los vislumbren como espacios propios donde además desarrollan otras actividades, del lado de los docentes circula entre algunos asistentes a los cursos la idea de:”hacer algo importante”. Interesante dialéctica entre el sentido de pertenencia a una organización social, por parte de los estudiantes y darle relevancia a la tarea educativa, por parte de los docentes.

Necesidad de formación

 

-Ante la cantidad de inscriptos en los cursos para alfabetizadores, se plantean las hipótesis de que tal vez no haya lugar para este tipo de experiencia en las instituciones públicas y/o que haya muchas organizaciones sociales realizando tareas de alfabetización y educativas o personas interesadas en alfabetizar. En este último caso se necesitarían más alfabetizadores; de aquí, la demanda.

 

Se destaca también, que en algunos profesorados no se trabaja cómo encarar el proceso de alfabetización, de hecho la materia Alfabetización Inicial se cursa a mediados de la carrera, cuando muchos estudiantes ya están trabajando como docentes por la falta de éstos en el ámbito de la CABA y la Provincia de Buenos Aires.

 

Transmitir una línea pedagógica

 

En las escasas clases en que se desarrolla el curso para alfabetizadores se intenta transmitir una línea pedagógica que luego los participantes procurarán profundizar.

 

La elección del método ´para el aprendizaje de la lecto escritura, sin ser dogmática, tiene que ser coherente con la concepción de sujeto, de escritura y de alfabetización.

 

Un tema para discernir con los participantes es como a un determinado supuesto de alumno le corresponde una concepción de la escritura y por ende unas pedagogías.

 

A un supuesto de alumno pasivo, que debe ser nutrido con la escritura, le correspondería la interpretación de la escritura como un código que hay que descifrar (unir letras) y por ende, determinados métodos.

 

Mientras que a un supuesto de alumno activo, que elabora hipótesis, que tiene conocimientos previos que aportar, le correspondería la interpretación de la escritura como un sistema del cual el educando se tiene que apropiar en forma contextuada y activa. Se trata de pensar qué métodos, estrategias y actividades son los más apropiados para lograrlo.

 

No es de extrañar, entonces, que en este momento y desde el año 2016 se haya reflotado el tema de “la conciencia fonológica”.

 

El sujeto de la conciencia fonológica es un sujeto aislado, biologicista, en cambio, el sujeto del socio constructivismo es un sujeto social, contextuado y pensante.

 

La realización del trabajo de campo previo a la tarea alfabetizadora

 

En la conformación de los grupos para alfabetizar se implementa en la práctica lo aprendido en los cursos para alfabetizadores sobre el método Pablo Freire: la importancia otorgada al grupo, el rol del coordinador, la elaboración del material que parte del trabajo de campo realizado en el barrio y la importancia otorgada a la concientización, motivación y lectura crítica de la realidad.

 

Se realiza el trabajo de campo para conocer el contexto, la cultura y entrar en contacto con el alumnado, lo cual es sí mismo una tarea política.

 

Intervenir a través y con los alumnos para transformar la realidad

 

“…por primera vez en mi vida pensé en mí, quiero ser importante, aprender a tener conocimiento de mis derechos…”

 

En su balance las palabras de B. nos señalan que la transformación individual va de la mano de la transformación social. Ella aprendió que en cuanto conoce sus derechos se valoriza como persona. El tema de dejarse de lado está ligado a cuestiones de género. No es casual que muchas señoras se acerquen a la escuela una vez que han terminado con las tareas de cuidado de los hijos.

 

Este es uno de los temas vigentes en la perspectiva de género, dado que en esta cultura patriarcal son las mujeres, aún hoy día, las que se encargan de las tareas de cuidado de niños, ancianos y discapacitados en la familia.[iii]

 

Conclusión

 

Los cursos para alfabetizadores y otros que se están desarrollando en la casa de la cultura Compadres del horizonte se realizan con el modelo de la autogestión.

 

Tratan de implementar un movimiento dialéctico entre la teoría y la práctica, dado que los aprendizajes adquiridos en los cursos se concretizan en la conformación de los grupos para alfabetizar. La formación abarca, además, otras actividades formativas y organizativas.

 

En las pocas clases se trata de transmitir una línea pedagógica sostenida en el método Paulo Freire, con el aporte de variadas teorías psicológicas y pedagógicas adecuadas a la comprensión del joven y el adulto analfabeto y semianalfabeto en contextos educativos. Destaca el socio-constructivismo para la construcción de la lengua escrita entre las mencionadas teorías.

 

La formación teórica se complementa con la formación en el aula, donde la enseñanza es personalizada.

 

Los participantes han aprendido que hay que indagar y saber cómo los estudiantes piensan, en qué momento de la adquisición de la lengua escrita se encuentran, como sienten, cuál es su cultura, su lengua, sus gustos, sus motivaciones para, a partir de allí, pensar las actividades apropiadas donde se juega la dialéctica entre la tarea que se realiza con cada uno y la tarea que se realiza con el grupo.

 

Se parte y siempre se vuelve al trabajo de campo, en territorio, que provee  material para elaborar las clases.

 

Se trata de ejercitar una acción transformadora sobre la realidad a través y con los alumnos tanto en la formación de educadores como cuando éstos tienen la posibilidad de conformar grupos para alfabetizar.

 

El sistema político, social y económico, a través de las instituciones de la familia y la escuela, genera individuos con estructuras de carácter[iv] sumisa y sin espíritu crítico, con las consecuencias que ello conlleva a nivel social.

 

La posibilidad de interactuar en dispositivos educativos de formación docente horizontales y autogestivos y de conformar grupos con similares características abre la posibilidad a transformaciones individuales y grupales que favorecen, tanto en docentes como en los futuros alumnos, el desarrollo de personas responsables, críticas, capaces de dirigir su propio destino y actuar en forma activa en la modificación de la realidad.

 

Para finalizar, la tarea educativa que se realiza en Compadres parte de un trabajo de construcción colectiva que se ha podido desarrollar por la inserción barrial y la trayectoria de organización y lucha que tiene la mencionada casa.

                                                          

 

[1] Pueblos donde residían los esclavos africanos o afroamericanos huidos del trabajo en ingenios.

[i] En http://www.infobaires24.com.ar/inicio-ciclo-lectivo-2017-instituto-dora-acosta-la-villa-31-bis/, 28/08/2017

[ii] Texto elaborado por Lucia Conde.

[iii] Paulo Freire, Cartas a quien pretende enseñar, editorial siglo XXI, argentina, 2011.

Creo que la cuestión fundamental frente a la cual los educadores y las educadoras debemos estar bastante lúcidos, así como cada vez más competentes, es que nuestros educandos son uno de los caminos que disponemos para ejercer nuestra intervención en la realidad a corto y largo plazo. (Sexta carta, p.101)

[iv] Estructura de carácter es un término acuñado por Wilhelm Reich.

Un sitio de psicología,
eduación y sexualidad

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

© 2018 Buenos Aires - Argentina